Bigotes de chocolate

2 tazas de chocolate

              Miguel entró corriendo a casa y sin mediar palabra comenzó a describir, con palabras entrecortadas por la emoción, lo que parecía un lugar lleno de magia y alegría.

Nunca he sido ningún Sherlock Holmes, pero a juzgar por la sonrisa y por el enorme bigote de chocolate que tenía, supuse que venía de tomarse una buena taza de chocolate.

Durante toda la semana no dejó de pedirme (exigirme desde mi perspectiva) de que tenía que ir a ese lugar en donde tomó esa taza de chocolate con el mejor cruasán del mundo.
He de confesar que soy un poco como Homer Simpson, no por lo gordo y calvo, si no por la imposibilidad de mantener mi NO durante más de un día, así que cedí y fuimos al lugar del chocolate, como lo llama Miguel.

kontainermedia
La Xocolatería by Oriol Balaguer

Tengo que agradecer el buen gusto y la tremenda insistencia de Miguel, no sólo el chocolate y el cruasán valen muchísimo la pena, todo el lugar es encantador.

La Xocolatería es un lugar lleno de pequeños detalles y de grandes sabores.

Miguel con sus 6 años sabe perfectamente elegir los lugares que le llegan directamente al paladar y a su pequeña gran alma.

Gracias Miguel por insistirme e ir y compartir una buena taza de chocolate blanco con churros.
Ah y yo también salí de La Xocolatería de Oriol Balaguer con unos buenos bigotes de chocolate.